Bienvenidos


BIENVENIDOS A MI COCINA.
Aquí encontraréis recetas para todos incluso para los que empiezan a cocinar...
Son recetas básicas de toda la vida y alguna nueva que se me vaya ocurriendo...
miércoles, 7 de agosto de 2013

TOMATE FRITO EN CONSERVA

Aquí estamos otra vez pasando el calorcito del verano de la mejor forma posible. Hoy os traigo una idea práctica para aprovechar la gran de variedad de frutas y hortalizas de temporada. 

Lo que vamos a hacer es conservar tomate frito, para eso lo mejor son los tomates carnosos, en especial los de pera, pero si no tenéis podéis hacer la conserva con cualquier tomate; eso si, teniendo en cuenta que si el tomate es muy caldoso habrá que dejarlo escurrir un rato e incluso estrujarlo entre las manos para que suelte el exceso de agua. Al quitar parte del agua disminuimos el tiempo de cocción.
Mi suegro que es un sol y tiene un huerto estupendo me trae un montón de hortalizas y verduras recién cogidas y a veces es difícil consumirlas todas antes de que se echen a perder. El otro día me trajo tomates y aquí tenéis el resultado.
No pongo cantidades en esta receta porque lo hice a ojo y no me acordé de pesar primero los ingredientes, como véis en la foto la cantidad de tomates era el fregadero lleno y al final obtuvimos 8 tarros de 375 ml. cada uno.Las conservas son laboriosas, pero si os gusta cocinar, desde luego que no hay punto de comparación entre el tomate frito casero y cualquier otro que puedas comprar.

Ingredientes:

  • Aceite de oliva
  • Tomates
  • Cebolla
  • Ajos
  • Zanahorias
  • Sal
  • Pimienta negra molida 
  • Azúcar (Según lo ácidos que sean los tomates, a veces ni siquiera hace falta ponerle).




Lo primero que vamos a hacer es picar la cebolla, los ajos y la zanahoria en trozos pequeños, si tenéis picadora mejor que mejor y lo ponemos a pochar a fuego lento, hasta que estén blanditas.

Mientras tanto pelamos los tomates.Esto podéis hacerlo escaldándolos en agua hirviendo a pelándolos uno a uno. Yo los pelé y luego los puse en un escurre-verduras para que soltaran el agua.
Los partimos en trozos y los ponemos en la cazuela donde hemos rehogado las otras verduras. Añadimos la sal y la pimienta negra. Removemos con frecuencia, para que no se agarren al fondo de la cazuela.
Si lo hacemos a fuego lento tarda unas 2 horas más o menos. Una vez que tengamos el tomate en su punto lo batimos y lo pasamos por el pasapurés para eliminar las pepitas de los tomates.
Lo metemos en tarros de vidrio resistentes y los esterilizamos cociéndolos durante 10 minutos.
Cogemos un olla grande, ponemos un paño de cocina en el fondo para evitar que los tarros estallen por el calor directo del fuego, encima del paño colocamos los tarros y los cubrimos con agua. Ponemos a calentar a fuego medio y cuando el agua comience a hervir alegremente ( a borbotones ) contamos 10 minutos. 
Apartamos del fuego y una vez que el agua se enfría sacamos los tarros, etiquetamos con la fecha de elaboración y los guardamos en un lugar fresco y seco y preservados de la luz. La conserva aguanta un año como minimo.
Es conveniente etiquetar las conservas para saber de qué año son, porque a veces se nos juntan las de un año con las  de otro, o para consumir primero las más antiguas.
Podéis descargar las etiquetas aquí, la página está en inglés. Luego sólo tenéis que imprimirlas en papel de pegatina y listo...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

keria preguntarte si los tarros se hierven cerrados o abierto, me es muy interesante poder conservar los alimentos, un besin axias

Mariquilla Maria dijo...

Hola. Los tarros se hierven cerrados porque con el calor de la cocción además de eliminar los gérmenes se hace el vacío en los tarros y quedan cerrados herméticamente. Espero haberte ayudado.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
;